Conocida en los ámbitos culturales del Departamento, como el vaticano, por la grandiosidad de la construcción. Fue levantada, en terrenos donados por Don Anacleto Velásquez, en el año de 1885, para que funcionara el Hospital San Juan de Dios, que sería regentado por la Hermanas de la presentación, por espacio de 70 años. La entidad empezó a servir a partir del año de 1914 y fue trasladado al nuevo edificio en el año de 1984. En el año de 1993 se convirtió en Casa de la Cultura. Fuente de información Darío Sevillano Álvarez