Por la carretera que comunica las veredas Guayacán, La Lince y Quimbayo. Se transita hasta llegar a una casa tradicional de tapia, donde su propietaria realiza labores manuales de alfarería. En este trayecto se puede hacer un desvío para visitar el sitio donde se descubrió en siglos pasados la imagen de San Jerónimo a la orilla de la quebrada Los Cedros.