La miel, en territorio panameño, atravesando la selvática frontera con nuestra hermana nación, en donde serán recibidos amable y cortésmente por los miembros del puesto de control policial, cuya amigable actitud para con el turista, es digna de aplauso por parte de quienes cruzamos dicho límite